lunes, noviembre 16, 2009

política

ahora digo: hoy mientras escribía quizás la palabra cementerios...una muchacha en mi trabajo estaba muriendo, sí, en el kiosco, donde los cigarrillos y las fotocopias, de la vuelta del trabajo, ahí, nomás, se cayó, en el piso, la intentaron resucitar, y no hubo modo, tantas voces se acallan ahora, si era, si se comprometía con sus ideas, si sí, si a veces, me parece...aparece hoy esta su reacción, morirse, decidió expresarse por su hipertensión y con el corazón.y estuvo allí, expuesta, en el piso, tres horas, hasta que vino el forense, el otro y el otro, tres horas, para habladurías del trabajo, conjeturas, Susana fue para mí, compañera, no supo quizás expresar lo suficiente, de qué lado estaba...aparecía apoyando ideas, y se quedaba allí, y parecía que me comprendía, que sabía de qué hablaba, y no lo sé, no avanzó...después que hablábamos, se perdía en un universo de silencio y con el tiempo olvidaba nuestros encuentros casuales, y ricos, y quizás ella pensaba lo mismo de mí, ella era secretaria del ministro, supuse tenía más posibilidades que yo...no lo sabré, Susana se va y el secreto, no me gusta esto..., a qué tanto misterio...a qué...?¿?...y todos los días, lo reitero, y tampoco la muerte de Susana, será de suficiente muestra....porque dirán "estaba delicada del corazón, la presión por las nubes..." y se cierra un capítulo, a qué tanto secreto, quién tememos que se entere...?¿ - mi mamá, ...?¿?
- si se entera mi mamá me mata...?¿ (decíamos de niños...)
por quién doblan las campanas...
y no me da lo mismo...

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


  • Contador web

  • Contador Gratis Creative Commons License
    Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 2.5 Argentina.