viernes, enero 21, 2011

llamado

-hola
-habla J.
(era bastante rara la situación, como siempre lo fue con este D'Annunzio)
- qué hacés, cómo andás, busqué y busqué tu teléfono y lo encontré, qué alegría. cuando recibí tu llamado...(?¿?)
y continuaba...por momentos, no comprendiendo, 25 años después, que los hombres tienen ese recorrido, pululan por el hangar, este hombre decía desgraciadamente: hay que tener una mujer en la casa y una chinita en la isla...afirmaba, vehemente.

y entonces no nos comprendimos, si no era la mujer de la casa, quedaba la chinita de la isla.
y sin embargo, todo el resto me era grato, su casa, la conocimos con unos amigos en común, su piscina, cómoda, la higuera, el nogal, los perros, el asado, el jamón crudo, y el pan recién horneado antes de que esté el asado, el sol, se ofrecía al estilo de Isadora, y las uvas, en Grecia, al jamón lo cortaba con su cuchillo de colección, me impresionaba un poco su colección de cuchillos, muchos, alineados, y expuestos, acudía a tomar uno según y conforme: deseo y objetivo/aparecía el indicado.
y el jamón generoso,
y recién cortado,
y mientras el asado, y el sol.
y el perro
y sin embargo...
ayer justamente le decía a César,
- César, cómo interpretaron los hombres de este pueblo, la revolución sexual femenina de los 60
- no entendimos nada.
- ah, bien, una vida perdida, y desperdiciada, siento que me equivoqué en todo, en todo,
es que no ando bien de ánimo, demasiado, demasiado, demasiado caída de ánimo,
y esta fiebre que me mata,
y
- J, no lo llamé para su cumpleaños.
- pero vos quién sos.
- (le expliqué y muy complejo le resultó traer ese barrilete tan remontado por allá, y casi a disgusto.
antes me había preguntado si estaba casada, no, entonces te puedo invitar a tomar un café un día, mejor no, mejor dejarlo casual, si vivimos a unas pocas cuadras y nunca no hemos cruzado, es evidente, que no ...
sintetizamos unos comentarios finales, formales y ridículos, para decirme en un momento: es que vos tenés un carácter fuerte...
y abandoné esa, mi actitud de no preguntar, para no forzar la respuesta, y le dije: se casó, se puso incómodo, por qué me tratás de Ud. me dijo, y no sé, quizás porque es mayor. no, cama afuera, cada tanto,
el mismo desprecio por la mujer, cama afuera, ...
y vuelvo a milenios
y que tan sueltos de cuerpo, expresan su miedo.

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


  • Contador web

  • Contador Gratis Creative Commons License
    Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 2.5 Argentina.