viernes, enero 02, 2009

Dolina: "psique, la diosa...


...Psique llega al palacio, no vio a nadie, las puertas se abrían a su paso, unas voces misteriosas la guiaron y finalmente aparecieron unas jóvenes que resultaron ser esclavas que estaban a su servicio. Así transcurrió todo el día. De sorpresa en sorpresa y de maravilla en maravilla, tan hermoso era aquél palacio. Al atardecer, Psique sintió más que vio una presencia a su lado, no ve nada, y por qué no ve nada, porque los esposos solían presentarse a sus mujeres en la oscuridad, en la antigüedad clásica y aquél no era otra cosa que el esposo que le había sido prometido. De todos modos, advirtió que no era tan monstruoso como se le había dicho. El marido le hizo una advertencia:
- no debes verme jamás, si no quieres perderme para siempre. Cuando me veas, me perderás.
(Antecedentes de cámaras nupciales en la más absoluta oscuridad: los orientales, acusaban a los occidentales, de ser tan impúdicos como para poseer a sus mujeres a la luz de las lámparas. En esa oscuridad fue que Jacob recibió a Lía, sustituyendo a Raquel. La graciosa aventura de Ónfale, Heracles y Pan, Ónfale estaba con Heracles, y a Pan se le ocurrió meterse en la gruta, para tomar a Ónfale, pero resulta que se habían intercambiado ropas y Heracles estaba con ropas de mujer, y Ónfale con la piel de león de Heracles, y allí en la oscuridad Pan "fue por lana y salió trasquilado"...)
El caso es que en la oscuridad, Psique recibió la advertencia de su esposo y vivió una noche de amor inolvidable. Él no sólo no era monstruoso, sino que era muy amable, y el mejor amante que se pudiera esperar. Y así continuó por varias semanas. Durante el día, Psique estaba sola en el palacio, por la noche, este señor invisible se reunía con ella, y Psique se sentía muy feliz.
Un día sintió añoranza de su familia, compadeció a su padre, su madre, pensó que sin duda la creerían muerta, y le pidió permiso a su esposo para volver por un tiempo, el esposo le hizo ver los peligros de esa ausencia. El viento la transportó a la peña donde la habían abandonado, desde allí pudo llegar a su casa, la recibieron con alegría, las hermanas fueron a visitarla.
Cuando las hermanas la vieron tan feliz, (tomaron los regalos que les había llevado), se apoderó de ellas una gran envidia, y extremaron su ingenio, para hacer surgir en el corazón de Psique, la duda.
Finalmente Psique les confesó que jamás había visto a su esposo.
- estás feliz y ni siquiera lo viste?¿
La convencieron de llevar una lámpara oculta durante la noche, y a su luz, contemplara a su amante esposo.
Volvió Psique, después de sus vacaciones, a su morada e hizo lo que le habían aconsejado y descubrió dormido a su lado, un hombre hermoso, el más hermoso de los hombres. Emocionada por el descubrimiento, le tembló la mano, la lámpara dejó caer una gota de aceite hirviendo.
El hombre despierta y descubre a su mujer, haciendo precisamente aquello que le había prohibido y dijo:
- No sólo me has quemado, sino que has hecho lo que te había prohibido, cumpliré la amenaza, quiero decirte que mi nombre es Eros, no soy otro que el Amor, soy el amor mismo, y ahora, me voy para siempre. Me has visto, pero verme ha sido: perder. Y se fue.
Al faltarle la protección de su esposo, Psique, se lanzó a errar por el mundo. La persiguió la diosa Afrodita, que estaba indignada por esta reacción de Psique, y además porque era tan linda, pero tan linda que también había despertado la envidia de la diosa del Amor. Y ya se sabe cómo son las diosas del amor, cuando envidian a la belleza. Le ocasionan toda clase de agravios. Así andaba Psique, nadie quería darle albergue, finalmente cae en manos de Afrodita, la encerró en su palacio, la atormentó de mil maneras, le impuso enojosas obligaciones, seleccionar semillas, recoger lana de los corderos salvajes, y finalmente hasta la obligó a descender a los infiernos. Allí debía pedir a Perséfones, el frasco de Juvencia, le estaba prohibido abrirlo, pero Psique, desobedeció. (a estas alturas se sabe que a Psique es inútil prohibirle nada) y quedó sumida en un profundo sueño. Dormida para siempre.
Y qué fue de la vida del pobre Eros? también estaba desesperado porque no podía olvidar a Psique. Y al verla un día sumida en un sueño mágico, la despertó de un flechazo. Después subió al Olimpo y suplicó a Zeus, que le permitiese casarse, con Psique, que era mortal.
Zeus, le otorgó lo que pedía. Y Psique, se reconcilió incluso con la diosa del amor.
El Amor había amenazado, había prometido no volver, pero volvió.
Psique había desobedecido, y había traicionado por dos veces, pero fue perdonada.
Psique es el alma, para los griegos, y Eros, es el Amor.
El Amor no teme subir al cielo a pedir permiso a Zeus, y tampoco teme como algunos burgueses, perdonar.
A quién dedicar, esta fábula tardía, que no pertenece a la colección de Mitos griegos, propiamente dicha, fue inventada por Apuleyo, y bien inventada está.
Primero a los que no han podido resistir las tentaciones:
- Si hay algo que no puedo resistir son las tentaciones, decía Oscar Wilde.
Gente como por ej. la familia de Lot, que habiéndosele recomendado no darse vuelta....
ilustra el tema: Todo cambia por Mercedes Sosa.
Charla de Alejandro Dolina de su programa La venganza será terrible, acompañado por G.Stronatti, E.Vernacci y G. Rolón, de 1999?¿. (probable)

Etiquetas:

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home


  • Contador web

  • Contador Gratis Creative Commons License
    Esta obra está licenciada bajo una Licencia Creative Commons Atribución 2.5 Argentina.